miércoles, 12 de abril de 2017

Campeonato de España, caída y fin de temporada

Como os contaba en mis últimas entradas en mi primer año en el mundo del Duatlón lograba el objetivo que me había propuesto, participar en el Campeonato de España en categoría élite. Aunque los dos últimos meses mi nivel corriendo a pie había ido decreciendo semana a semana por un problema en mi isquiotibial derecho, sumado a una temporada que ya se me estaba haciendo demasiado larga; paralelamente había ido ganando nivel y agilidad con la bicicleta, algo que pude constatar en Gernika y en los últimos entrenamientos.

Tritraje de 'urgencia' para la ocasión, una competición y pasó a mejor vida
Me desplacé con tiempo a la Vall de Uxó en la provincia de Castellón para poder descansar y afrontar con tranquilidad el campeonato. Pero una serie de circunstancias personales hicieron que la competición más importante del año no llegará el mejor momento. De todas formas el domingo salí a por todas en mi primer Nacional de la especialidad.
En el inframundo

Con José Almagro, ex-ciclista profesional




Salía muy retrasado debido al dorsal que portaba, el número 77 de 103 participantes. Mi idea era correr lo más constante posible, en un circuito bastante rompepiernas. En una salida desbocada intento no cebarme, pero aún así me encuentro pasando por el kilómetro 1 sobre el puesto 75 en 2:59, lo que me hizo volver a correr en negativo debido a mi estado de forma no óptimo. El primer segmento a pie me recordó a un nacional de cross corto, por la dificultad de ganar posiciones durante toda la prueba y el fuerte ritmo de salida. Los 5 km de carrera se me llegaron hacer largos, deseando llegar a la primera transición y coger la bicicleta. Llegué a boxes en la posición 50. Hice una transición bastante decente y salí al segmento ciclista concentrado y pensando en ir conectando con rivales. Pero el segmento de bici fue corto para mí en esta ocasión, en el segundo kilómetro daba con mis huesos en el suelo y tenía que optar por la retirada obligada.
T1 bastante decente
Ya no es momento de analizar las causas de mi caída. Y por ello no voy a entrar mucho más en detalle. Creo que fue debido a la mezcla nerviosismo en los primeros kilómetros después de la transición, la tensión que había creado la cantidad de caídas que se produjeron el sábado entre todo el equipo organizador y voluntarios, y por último el no respetar la posición que tiene ganada el ciclista que va por delante, en mi caso yo comandaba mi grupo en el momento de la caída.
Qué casco más desaprovechado, una competición, rajado y a la basura.

Como cualquier caída sobre asfalto me produjo múltiples quemaduras y abrasiones que ya están prácticamente curadas. El principal problema es que entre las múltiples contusiones me fracturé el olécranon, hueso al final del cúbito y que forma parte del codo. Al existir desplazamiento además de la fractura, ha sido necesario entrar en quirófano. El miércoles pasado el doctor Sergio Sánchez Herráez me operaba colocándome dos agujas y un anclaje en el hueso. La recuperación va por buen camino con las molestias típicas en estos casos. Me lo estoy tomando con bastante paciencia y aprovechando el descanso obligado. Me quedan dos semanas de inmovilización con una férula y 8 o 9 semanas de rehabilitación para recuperar todo el rango de movimiento. Ya me han advertido que la rehabilitación será durilla. Pero estoy acostumbrados a luchar cuando vienen mal dadas y así lo haré. El año que viene tengo una nueva cita con el duatlón.

No hay comentarios: