domingo, 14 de junio de 2015

La última oportunidad

Después de mi última publicación en el blog, en la que os contaba que había tenido que 'plegarme' a las señales de fatiga que mi organismo me lanzaba, seguí sin encadenar buenos entrenamientos y sin volver a reencontrarme con la frescura muscular. Pero alguna sesión de series aceptable nos hacía ver algún halo de luz. Por el camino me llevé la victoria en los 10 km de la Universidad de León, con una actuación nada comparable con la de hace dos años, ni por estado de forma, ni por sensaciones. Aunque no me encontré nada bien en carrera, me llevé el punto positivo de haber competido de principio a fin y de cruzar la linea de meta en primera posición después de tanto tiempo (2 años y 1 mes).

Aprovechando que la semana que hoy acaba estaba de vacaciones, decidimos probar a testar cual era mi estado de forma real y regresar también dos años después al tartán. El lugar elegido era Barcelona en un control de la R.F.E.A. para que atletas promesas y junior lograsen las mínimas de participación para sus respectivos Campeonatos de Europa con liebres puestas por la propia Federación, el pasado miércoles día 10. A mi me venía genial la liebre de los junior a ritmo de 2:55 min/km. Todo iba perfecto hasta el miércoles, vacaciones según lo previsto, descanso perfecto, pero como desde hace unos meses me ha debido mirar un tuerto... pues el miércoles amanecí con una gastroenteritis muy desagradable que me dejó más horas en cama que en vertical. Como soy cazurrín (los leoneses tenemos fama de cabezotas), aún así subí a las pistas de Serrahima por que ya de estar en Barcelona me daba reparo no probar ni a calentar. Pero me podía haber ahorrado el paseo hasta la cima de Montjuic para trotar 20 minutos escasos y constatar que tenía un cuerpo 'escombro' que no podía con él. Así que mis zapatillas de clavos se volvieron a quedar en su bolsa y tendrán que esperar todavía un poco más para reencontrarse con el sintético.

Con los días de descanso previo a la competición, el 'bajonazo' de la gastroenteritis (más mental que físico) y los últimos días de la semana de 'vacas', me he pasado una semana casi en blanco, con tres rodajes y el trote-esperpento de Serrahima. Con todo ello, voy a hacer una última de tentativa para intentar volver a calzarme los clavos en competición en julio, veremos si el cuerpo es capaz de responder de una vez por todas. Pero siempre disfrutando del camino, aunque tenga piedras y estas sean de gran tamaño.

1 comentario:

DAVICHU COD dijo...

Animo Guillermo,espero que puedas probar la pista antes de que acabe la temporada.
Estate satisfecho de la temporada que has hecho,porque en Azpeitia te saliste!