domingo, 22 de marzo de 2015

No era el día

Como la gran mayoría sabéis los entrenamientos de los últimos meses estaban enfocados a hacer una buena actuación en la Media Maratón de León. Llegó el día y había sido capaz de cumplir al 100% con todos los entrenamientos marcados por mi entrenador, las competiciones en las que había participado hasta este momento habían salido muy bien, las podría calificar como sobresalientes, pero tras el pistoletazo de salida todo se torció. El día no era perfecto ya que se presentó un día bastante ventoso pero yo estaba convencido de que llegaba en un buen estado de forma y salí a 'comerme' la prueba, pero desde casi el principio sentí que las cosas no iban bien. A partir del segundo kilómetro de carrera las sensaciones eran bastante malas y notaba la tripa súper hinchada y hasta con ganas de orinar, llegados al kilómetro 4 Jorge Blanco que me ayudaría durante los primeros kilómetros a marcar un ritmo sostenido se paraba sin previo aviso por molestias en una de sus rodillas. Yo aún con las malas sensaciones intentaba ser positivo ya que formaba grupo con Alberto González y Miguel Ángel Rabanal y el ritmo era bueno. Pasado el kilómetro 5, el circuito presenta la cuesta más pronunciada del recorrido y aunque la subí sin cebarme noté como las piernas se me hinchaban, mi mente se llenaba de pensamientos negativos y al comenzar la ligera bajada entre el kilómetro 6 y el 7 me descolgaba de Alberto y poco después de Miguel Ángel, además mis molestias estomacales se hacían más palpables. En ese momento empezaba mi lucha mental, por un lado mis pensamientos negativos me empujaban a retirarme, y los positivos intentaban convencerme de que había mucha prueba por delante, que mis sensaciones podían cambiar y que aunque me había descolgado el ritmo continuaba sin ser malo. Mi lucha mental conmigo mismo duró hasta el kilómetro 11, donde tome la decisión fácil, la cobarde, retirarme de la prueba. No tuve ningún problema físico por lo que no hay ninguna excusa, no era mi día y verme en el lugar que no esperaba tan pronto y con visos de tener que sufrir mucho para acabar la prueba en un tiempo que no esperaba me llevó a retirarme. Hacerlo en casa, con toda mi gente empujándome y pendiente de mi supone una gran decepción. No negaré que tenía un punto extra de presión que yo mismo me había autoimpuesto, además de obsesionarme en exceso en los 'detalles' de la semana previa a la competición y pasarme con el café en el desayuno previo a la carrera. Pero no creo que ninguno de estos tres puntos fuera la causa del mal día que tuve, no era mi día y ya está.
Salida lanzada con Jorge - Foto de Pancho Marcos

Mi carrera resumida en una imagen, km 7 - Pancho Marcos

Se lo he dicho a mis allegados y amigos, la 'mala baba' me duro muy poco tiempo tras la carrera, hace unos años me habría durado días o incluso semanas. Pero hace algún tiempo me metí en mi cabeza que yo no soy un profesional de esto, mi día a día no depende de los resultados deportivos que logre y tampoco obtengo una compensación económica por ello. Es verdad que soy alguien muy competitivo y le dedico muchas horas a lo largo de la semana a entrenar, pero lo hago por que soy un apasionado y por que es lo que más me llena a día de hoy. Por lo que solo depende de mí que el atletismo me aporte cosas positivas, la carrera de ayer fue muy negativa para mi, por lo que he pasado página con la mayor celeridad posible.

Lucha mental por no retirarme - Foto de Pancho Marcos
Después de estos meses de buenos entrenamientos, aunque mi objetivo está en volver a ser competitivo en la pista al aire libre, no quiero acabar así la temporada invernal, con este mal sabor de boca. Así que el próximo sábado estaré en la línea de salida de la Azkoitia-Azpeitia, una clásica de las Medias Maratones del Pais Vasco, donde los atletas keniatas bajaron de la hora en la última edición. Toca volver a disfrutar. Por último felicitar a Alberto González que realizó una carrera sublime en solitario desde el kilómetro 5 y logrando una marca personal de 1:09:00 y finaliza un invierno espectacular después de proclamarse campeón de España de cross de veteranos +35 años. También felicitar a Migue Ángel Rabanal que lograba también mejorar sus mejor marca personal, corriendo en solitario más de la mitad de la prueba. Y a los casi 2000 corredores que completaron la prueba y que volvieron a hacer de esta carrera una gran fiesta del atletismo popular en León. Y agradecer enormemente a todos los que me animasteis antes de que me retirara, gracias.

Paso por el km 10 en 32:55 - Foto de Pancho Marcos




2 comentarios:

maratonman dijo...

Ilustre Guillermo, un placer saludarte,por lo que leo, te tendria que haber dicho que cuidases el cafe,jajaja. En fin tampoco fue mi dia, aunque esta claro que lo que pusiste en juego (respecto al trabajo que habia detras para hacer una buena carrera, estaba a años luz pero muchos de lo que yo puse y pongo). Si la tripa no iba, no es una excusa es una realidad y eso seguramente fue lo que te impidio rendir en condiciones. Al acabar mis 10 kms fui corriendo a ver si llegaba y te veia llegar en plan campeon y no solo me sorprendio no verte liderando, sino ni siquiera en el podio, en ese momento supe que seguro te habias retirado porque estabas minimo para podio.A desquitarse en tierras vascas.Mucho animo y suerte¡¡¡, seguro que te sale una gran carrera pero cuida el tema del cafe.
Un abrazo ilustre¡¡¡.

Anónimo dijo...

Como veo que no gano no te junto y además me llevo la pelota...total pa quedar tercero...