viernes, 16 de enero de 2015

La cosa va de zapatillas

Una semana más sigo aumentando el volumen de mis entrenamientos y la intensidad (aunque de forma más moderada). En la primera parte de la temporada voy a 'cambiar el chip' de los últimos años y voy a preparar Media Maratón pero de eso hablaré en alguna de las próximas entradas del blog. Este fin de semana acudo con mi club al Campeonato Autonómico de Cross Corto a Salamanca donde esperamos conseguir la clasificación para el Campeonato de España de Clubs y un puesto en el podio. Pero como es por casi todos sabido que no me gusta casi nada correr pruebas de campo a través por mi biomecánica de carrera, hoy voy a hablar de zapatillas.

En los últimos meses de mi lesión en el tendón de aquiles uno de los signos que me indicó que empezaba a recuperarme fue el poder utilizar un modelo de zapatillas que durante toda la lesión me fue imposible usar. En el último año batí mi propio récord de pares de zapatillas comprados en un solo año (rondarían los 7-8 pares). Todo ello por la peregrina idea de encontrar el modelo con el que no me doliera la lesión. Como supondréis nunca encontré ese 'mágico' modelo, pero si me vi abocado a usar zapatillas con un drop alto (el drop es la diferencia en milímetros entre la puntera y el talón de la zapatilla). Además descubrí que a mi maltrecho tendón se le hacía más sencillo usar modelos nike seguramente al tipo de amortiguación que tiene esta marca.

Yo aborrecía el tipo de amortiguación y la horma de la marca del 'swosh' en zapatillas de entrenamiento (rodadoras o mixtas). Aunque era (y soy) un fanático de sus zapatillas de clavos y zapatillas 'voladoras' para asfalto, llevaba más de una década sin usar una zapatilla de la marca para rodar o el entrenamiento diario. Las razones eran varias, pero en resumen eran dos: poca estabilidad para alguién con los pies laxos como yo y alguna horma con el talón muy caído y demasiado puente para mi pie. Me acostumbre y me siempre me fue más cómodo usar zapatillas con algo de soporte para pronadores.

Pero con sus modelos (Pegasus y Lunareclipse) mi tendón se quejaba algo menos, así que me rendí a la marca americana. Tener dos amigos a los que les viste tampoco es que ayude mucho en ir en la otra dirección. Y con ello hemos llegado hasta hoy, con mi armario lleno de modelos a medio usar y con la posibilidad de darles uso con mi tendón recuperado. Vamos a ver que estoy usando ahora mismo:

1. Adidas Sequence 6: la compré antes de la salida del Boost al mercado y es el modelo que me era imposible utilizar hasta hace poco más de un mes escaso. Había utilizado sus versiones anteriores y me resultaban hasta con una amortiguación blanda. Pero con el tendón maltrecho se me hacían super duras y me era imposible correr con ellas. Ahora las uso para los rodajes suaves.

2. Nike Pegasus 31: De las últimas adquisiciones, son una maravilla. Las uso para rodajes más 'alegres' y cambios de ritmo (hoy es el primer día que hago series y han sido las elegidas).


3. Nike Vomero 9: Las he utilizado poco. No me resultan tan cómodas pero algún rodaje le han caido.


Zapatillas a medio usar y que puede que ahí se queden:

1. NB 890 v4: una buena zapatilla mixta pero a mi me resulta muy baja en el empeine y algo estrecha de horma.


2. Brooks Glycerin 11: muy buena rodadora, con una amortiguación suave. Si que la he dado uso, el tendón me permitió utilizarlas cuando no estaba muy mal.



3. Joma Carrera 2014: para mi una gran sorpresa y positiva. El año pasado le hice muchos rodajes, la amortiguación me resultaba muy similar a la de nike (blandita) y con algo más de estabilidad aunque sigue siendo neutra.


Zapatillas de competición en asfalto:

1. Nike Lunaracer: aquí no tengo duda, desde pruebas muy cortas a 10 kilómetros. Tal vez tenga que hacerlas debutar en media maratón. Ya voy por el 5º par.




En resumen cada corredor debe buscar la zapatilla que encaje mejor con su biomecánica de carrera y con las circunstancias actuales.

Por último están las zapatillas de clavos pero hay ya hay menos debate, yo siempre me quedo con nike. Victory y Matumbo son mi elección:


Me faltan unas zapatillas mixtas para los entrenamientos de calidad más largos... las Nike Zoom Fly están de camino, ¡vaya vicio!




2 comentarios:

Clausín Mañeru dijo...

Hay runners que usan modelos hiper-racer para competir y hacer series porque creen que así podrán bajar (por ejemplo) de 40' en un 10K... y en cambio tu, que acabas de hacer 31 en la Vallecana, haces series con Pegasus... lo que me parece genial. Mucha gente sigue pensando que las zapatillas "rodadoras" frenan a ritmos exigentes...

La Joma Carrera yo creo que está hecha para pisadas neutras o levemente pronadoras. ;)

Guillermo García dijo...

Luis, siempre hay que serlo en tema de calzado pero saliendo de una lesión hay que ser super conservador. Eso sí la Vallecana la hice con las Lunaracer. Saludos y gracias por los comentarios.

p.d.: me acabo de hacer con la nike zoom fly y con las nike structure... no tengo remedio!