sábado, 5 de julio de 2014

Tendinosis en el tendón de aquiles

Tendinosis o tendinitis en el tendón de aquiles, esa es la lesión que me ha acompañado en el último año y un mes. Esta lesión ha marcado en mayor o menor medida este periodo. La zona afectada es muy cercana a la inserción del tendón de aquiles con el calcaneo, y la lesión se encuentra ya en fase de cronificación, presenta engrosamiento y degeneración y desestructuración de las fibras de la zona. La imagen en el ecógrafo no es muy alarmante pero yo he tenido dolor en todas las fases de la lesión. Ha habido momento en los que he sabido lidiar bastante bien con ella, acumulando varias semanas de entrenamiento por encima de los 100 kilómetros, y siendo bastante competitivo en algunas pruebas de ruta. Ha habido otros momentos en los que la lesión ha sido clave y no me ha dejado entrenar. La aparición de otras molestias musculares lógicas en cualquier temporada de un atleta con un mínimo de exigencia han formado un 'cocktail explosivo'.

Con todo ello, me considero un apasionado del atletismo, y una temporada sin objetivos minimamente ambiciosos pierde todo el sentido. Por ello me desplacé 800 kilómetros el fin de semana pasado, buscando una marca homologada medianamente decente para sentirme un poco satisfecho con los últimos meses de entrenamientos con malas sensaciones, molestias y dolores. Pero una vez en faena y con el dorsal en el pecho, pesaron más los altibajos en los entrenamientos de estos últimos meses que las ganas por correr rápido. Tras pasar el kilómetro 5 en 16.00; en el kilómetro 6,5 me retiraba con molestias en el aquiles y en plena 'barrena', me habría ido con casi toda seguridad por encima de los 33 minutos y con bastante sufrimiento. Observando los resultados de mis rivales tal vez no fueran las mejores condiciones para realizar buenos registros pero ese es un factor con poca importancia en mi caso.

No me arrepiento de haber ido hasta allí buscando una marca que justificase mi esfuerzo en los entrenamientos en los últimos meses. A mi me gusta y disfruto con el atletismo, con el que mide las marcas con el cronómetro y es el que realmente me llena. Este resultado y las malas sensaciones en las últimas semanas me han dado el empujón para poner todos mis esfuerzos en recuperar definitivamente mi tendón. Un buen resultado podría haber desenfocado el objetivo realmente importante que es recuperarme totalmente de la lesión.

Hago autocrítica y en el año y un mes que he estado lesionado, aunque he pasado mejores y peores momentos no me he tratado con continuidad por la falta de tiempo. Me he tratado varias semanas seguidas y lo he dejado de hacer por otras tantas. La falta de tiempo ha marcado esta circunstancia y ha habido momentos en los que he tenido que elegir entre entrenar o tratarme (es lo que tiene una lesión que te permite correr, no pones todos los esfuerzos en recuperarte). Es verdad que los especialistas no han dado con la solución definitiva pero las circunstancias tampoco han sido las ideales para ello. Por ello a partir del próximo lunes, cuando dejaré de correr por varias semanas, todos mis esfuerzos van a estar encaminados a curarme definitivamente, con trabajo y tratamiento diario dirigido exclusivamente a ello. En las próximas entradas contaré más detalladamente en que consistirá este trabajo de recuperación y si a la postre funciona.

P.d.: muchos de los que me leéis sabréis que semanalmente escribo una hoja sobre atletismo en La Nueva Crónica de León. Por falta de actividad mi blog ha perdido mucho interés, por lo que he decidido traer hasta este soporte alguno de los artículos que he publicado a lo largo del año. Espero que os gusten.

No hay comentarios: