lunes, 31 de marzo de 2014

Un túnel oscuro pero corto

Esta semana la empezaba bastante desmotivado. Cuando te lesionas las siguientes semanas al tener que echar pie a tierra y dejar de correr, intentas por todos los medio perder lo mínimo. Realizas actividades que sustituyan los entrenamientos a pie: natación, bici, o elíptica. En mi caso mucha elíptica. Pero una vez pasan las semanas y la cosa no mejora, empiezas a pensar que la lesión puede durar más de lo que pensabas, y el no perder forma pasa bastante a un segundo plano en una escala de importancia. Y en esas me encontraba yo a principios de semana.

Pero tras volverme a tratar con punción seca el jueves en Fisiorama, finalizo la semana con mucho optimismo. Ya que he podido correr a una intensidad aceptable sin dolores, ni molestias de importancia. Muscularmente me está costando algo más volver al impacto, pero es algo totalmente lógico. Aunque mis molestias en el aquiles no se han marchado ni por estas, a partir de mañana vuelvo a entrenar con plan semanal.

Tras cuatro semanas "tocado" nos queda la duda de lo que era realmente lo que me creaba las molestias. Podría ser el psoas-iliaco, el sartorio, el pectineo o el recto femoral. Pero afortunadamente el tratamiento a hecho efecto. Esperemos que quede en una anécdota más.

2 comentarios:

Saturnino dijo...

Ánimo Guiller, lo importe es que las molestias han pasado. Ahora poco a poco a coger la forma.
Un saludo.

entrenamiento mountainbike dijo...

Mucho ánimo. La motivación volverá conforme te sientas mejor. Saludos