lunes, 27 de mayo de 2013

En segundos recibes todo lo que has dado

Hace unos días escribía en la red social Twitter "a colación" de uno de los "hastag" promovidos desde la cuenta  "Atleta enfurecido" que el atletismo te devuelve en segundos o minutos todo lo que les has dado y dedicado. No tiene por que devolvértelo en la primera competición, ni en la segunda, ni tan siquiera en la vigésima, pero tarde o temprano acaba recompensándote si antes no te has rendido. Por eso algunos de mis referentes dentro del atletismo son atletas veteranos que siguen superándose a pesar de su edad, como es el caso del zamorano Fernando Lorenzo o del madrileño Luis del Águila.

Yo nunca me rindo, es algo que me ha dado el atletismo, no pensar nunca en abandonar. Soy un atleta que suelo plasmar mis estados de forma en la pista con marcas muy acordes a lo entrenado. También es cierto que el atletismo ha sido injusto en ocasiones conmigo pero este deporte es así, y por eso nos engancha tanto. No siempre es justo, pero los atletas sabemos que las reglas de este juego son así. El pasado sábado el atletismo fue muy justo conmigo, y en 8 minutos y 17 segundos me devolvió todo y mucho más de lo que yo le he dado en 14 años. Esa satisfacción al cruzar la meta, hace que toda la dedicación a este deporte merezca la pena.

Como decía en la anterior entrada del blog, el sábado volvía a la pista mágica de Los Corrales de Buelna en Cantabria. Para mi esta carrera significaba mucho, hace dos años la semana de este Gran Premio, cuando me encontraba en un fantástico estado de forma me lesione en los isquiotibiales con una rotura de fibras. Lo que fue el principio de año y medio de problemas en esos grupos musculares. Además mi actual marca personal en 5000 m.l. también está hecha en esa pista. Por todo ello y por los buenos entrenamientos del último mes y medio llegaba a Cantabria con la moral por las nubes. La meteorología acompañó, regalándonos un día con una temperatura templada (sobre unos 13º-14º) y con un viento inexistente. Pero había que correr, y así lo hicimos, con unos pasos por primer y segundo kilómetro de 2:45 y 5:33, fui capaz de parar el cronómetro en unos fantásticos 8:17'98. Destrozando mi marca personal por casi 9 segundos. ¡Qué subidón!

Se trata de una marca que hasta hace poco tiempo veía inalcanzable para mi nivel atlético, así que con esto creo que defino como me deja de satisfecho. El sábado me vi capacitado para todavía correr un poco más rápido. Pero es una marca que me deja plenamente satisfecho en la distancia de los 3000 m.l. Con ello me refiero a que si no la mejorase nunca más no me quedaría ninguna"espinita", ni ningún malestar. Por último aunque destrozar tu marca personal ya te reporta una satisfacción incalculable, ver que los de tu alrededor se alegran casi tanto como tú te aporta todavía mayor satisfacción aún si cabe. No voy a volver a nombrarles ya que lo he hecho en múltiples ocasiones en este blog, los gritos en la pista (especialmente dos personas que me llevaron en volandas), las felicitaciones por teléfono, whatsapp, twitter... y los que lo celebramos esa misma noche en Gijón.

P.D.: dar la enhorabuena a otros dos leoneses que lograron marca personal el sábado Iván Cánovas (8:13) y Edu Valcarce (8:37). Y a mi compañero de grupeta de entrebnamiento Rubén Castrillo (8:14). Y a los que se quedaron a las puertas, recordad llegará el día que el atletismo os devuelva lo que le habéis dado.

4 comentarios:

Jesús Amigo dijo...

Muy grande Guille..!!

El sábado no solo saldaste una deuda pendiente con el atletismo, sino que además, nos diste una gran lección a todos los que te seguimos y admiramos. El que persevera es capaz de conseguir grandes logros.

Un abrazo.

Marcos Peón Azcano dijo...

Gracias!!!

Eduardo Martinez dijo...

felicidades guille siempre dandolo todo, me alegro por ti

FranChu dijo...

Me alegro Guille que hayas conseguido arrancar de tus piernas esta gran marca. En mi humilde opinión creo que es un premio a la constancia y perseverancia. ¡¡Disfrútala!! :)