viernes, 4 de enero de 2013

Un mal día con buena compañía

Pasados tres días puedo ponerme delante del teclado y contaros como fue mi cita anual con mi carrera, la San Silvestre Vallecana, ya que varios imprevistos me han impedido hacerlo con mayor prontitud. El último día del 2012 llegaba puntual a mi cita con la mejor carrera que conozco. Tras un suave calentamiento con mis amigos y unas cuantas progresiones ya en la calle Concha Espina, a las 20.00 se daba el pistoletazo de salida a otra carrera llena de emociones, ambiente, ilusión y mucho más que esta carrera lleva asociado y que no se puede describir con palabras. Tan solo es entendible si has participado en ella. Este año la temperatura era bastante más baja de lo habitual, que yo recuerde ha sido la edición más fría de las 13 en las que he participado.

La carrera se definiría como un querer y no poder. Salí con ganas, ambicioso, pero en el kilómetro 2 fui consciente de que no iba a ser mi día, en el momento en el que el grupo de aquellos atletas que finalizaron entre 30:30 y 31:00 se me escapaba unos metros. Y yo seguía sin entrar en calor por el frío intenso. Además mis sensaciones no eran buenas, en la San Silvestre disfruto bajando por Serrano y Paseo del Prado; este año iba incomodo, anhelando llegar al llano de Avenida de Barcelona. Pero no era el único que no encontraba ni las sensaciones, ni mi sitio. Entre la armada leonesa: Cristóbal Valenzuela y Aarón Arias no pasaban su mejor momento. A mi lado el junior Jorge Blanco, me ayudó a seguir luchando a partir del kilómetro 5 y no tirar la toalla. Aunque la lucha fue menos encarnizada que en los últimos años, y así lo atestigua un último kilómetro bastante más rápido de lo habitual (3.20), 10 segundos más rápido que en las últimas dos ediciones. En definitiva un mal día en carrera, sin una explicación clara, y que no me crea ninguna duda de mi estado de forma ya que se que actualmente es muy bueno. Creía que tras "meterle" al cuerpo el ritmo del 3000 (2:49) cuatro días antes en 10 kilómetro en ruta iría holgado y con buenas sensaciones, pero no fue así. Ahora "toca" seguir preparando la pista cubierta para limar algún segundo más a mi marca personal de los 3000 m.l. y acercarla a los 8:25.

Como he dicho ya varias veces la armada leonesa era numerosa y el gran protagonista de la carrera fue Roberto Aláiz. En una carrera sublime se hacia con el tercer escalón del podio parando el crono en 29:08 y superando a atletas mucho más experimentados que él. Su resultado fue suficiente recompensa el día 31 para mí. Personalmente me supone una alegría tan grande como haber logrado mi marca personal. También rayó a gran altura Sebas Martos 9º en meta con 29:45, Iván Cánovas 15º y con 30:36, el junior Jorge Blanco que me volvió a superar en un sprint con 31:39 (32º) y Álvaro Gil con 32:18. Todos ellos logrando marcas personales. "Pintaron bastos" en el caso de Cristobal Valenzuela (31:51) y Aarón Arias (32:24) que no tuvieron su día. Eso sí todos nos "incrustamos" entre los 50 primeros clasificados y disfrutamos de una Nochevieja juntos que nunca olvidaremos. El año que viene seré fiel a la cita, pero con mucha probabilidad sin más objetivo que el de disfrutar de la carrera y aprovechando para participar en otras San Silvestres, pero como cada año seré puntual a mi cita.

7 comentarios:

FranChu dijo...

No merece la pena buscar una explicación lógica cuando ese día el cuerpo simplemente te ha dicho "hoy no". Quédate con lo bueno de ese día, que ha sido la buena compañía. Tendrás suficientes ocasiones por delante para sacar la marca que llevas dentro.

Feliz año.

Eduardo Valcarce dijo...

Sé que te quedarás con los buenos momentos vividos y que refrendarás con otra gran marca tu estado de forma, lo tengo claro.
El trabajo siempre sale.

Jesús Amigo dijo...

No era tu día, pero esto no te tiene que hacer decaer...estas en un gran momento de forma y tienes que aprovecharlo...
Mucho éxito para este año...
Un saludo.

Darío Collado dijo...

Seguro que el frío y la caña de unos días antes hicieron parte. Aún así, gran resultado y menuda armada leonesa que presentaís. Tremenda!
A por 2013!

fernando dijo...

Maestro, en tu ausencia hemos cumplido con el entrenamiento, ánimo que eres un campeon

Sebastián Martos Roa dijo...

Grande guille. Estate tranquilo que estoy seguro de que lograras todo lo que te propongas este invierno porque tu estado de forma es sublime.

correcallejeros dijo...

El trabajo esta echo y los resultados vendrán, campeón, lo has escrito en tu cronica lo mejor , la grata compañia