martes, 22 de marzo de 2011

III Media Maratón de León (disfrutando de mi pasión en mi ciudad)

III Media Maratón de León o como disfrutar de una señora carrera en tu propia ciudad, con una buenísima organización, muy barata, y con un circuito que aunque no es rapidísimo tampoco es excesivamente duro. Si quiero buscarle algunas pegas esas serían: sería interesante retrasar un buen trozo la salida ya que en la salida a la rotonda de la Plaza de Toros se forma un embudo bastante incómodo, y por otro lado otros dos aspectos con una difícil solución: un público leonés puro y duro (más frío que el Polo Norte) y algunas zonas del recorrido demasiado desangeladas.
Aunque no participaba oficialmente en la carrera de este domingo, quise vivir de la gran fiesta del atletismo, junto a la gran familia que formamos todos los corredores de León y su alfoz. En algún momento días antes de la carrera, me planteé salir a ayudar a mí amigo Luis hasta el kilómetro 7 u 8 en su búsqueda por mejora su MMP. Sin embargo la competición del sábado me dejó bastante fatigado y meterme 8 km a ritmo cercano a 3.30 min/km, me habría dejado muy tocado durante varios días, e iría en contra del planteamiento de tomarme dos semanas de entrenamientos tranquilos. Y además por lo que pude ver en la salida el tendría grupo de sobra para cumplir su objetivo. Por lo tanto que mejor opción que acompañar hasta el kilómetro 10 a mi querido padre. Y así lo hice, disfrute mucho hasta la entrada de la carrera en el barrio de la Palomera echándole una mano (que no necesita, después de tantos años es un metrónomo, clava los ritmos). Nada más abandonar la carrera "recorte" metros y me fui al barrio de El Ejido a ver a los primeros clasificados, los 6 primeros ya habían pasado, pero llegue a tiempo para animar a mis amigos (Iván, Dani, Gus, Raúl, Edu, Fiur, Rubén, Luis, Pablo y Poten) que luchaban (unos más que otros) por mantener un buen ritmo que les llevara a un gran resultado. Y de allí me fui corriendo a "todo trapo" a las inmediaciones de la meta, a volver a dar aliento a todos los corredores. Hace dos años me quedé hasta que llegaban los corredores de más de 2 horas, pero este año me fui a buscar a mi padre para darle el último empujón, y me perdí el placer de ver a los siguientes luchadores.
Vi a Sergio transitar por el kilómetro 19, imponente, corriendo por debajo de 3 min /km y con una técnica perfecta, a Kike "romper" su mejor registro con el punto de mira puesto en la Media de Gijón (Nacional de la distancia), a Alex apretar dientes y no dejarse, aunque sus objetivos se le escapaban, y ver como ganaba un puesto, que cualquier otro en su situación hubiera dado por perdido en los últimos metros. A Iván más de lo mismo, se le escapaba su objetivo entre los dedos después de apostar fuerte desde el pistoletazo de salida, pero aún así ganaba el sprint a sus "cazadores" Gustavo (otra vez se quedo a las puertas del sub 1h 11min) y de Dani (1h 11min al tran-tran no está nada mal). Vi a Edu con las "galochas" meterse el último 2000 en 6.03 para meterse entre los 15 primeros (en principio solo llegaría hasta el 15... ¡vaya tela!), vi a Raúl, mal encarado, en un lugar que no es el suyo, a Rubén que con 4 semanas de entrenamientos es capaz de llegar a meta esprintando como un titán, un luchador nato que aunque esté lejos de su marca vende cara su derrota. Vi a Fiur lograr una marca que seguramente le recuerde a su época de esplendor cuando aún era un universitario, a Pablo mejorar su marca personal en 4 minutos (entrando en meta junto a Poten) y celebrarlo con su entrenador, sin ver nada más por que la alegría le embargaba, a Luis apretar dientes para mejorar su marca en 16 segundos tras una bronquitis que hace dos semanas le dejo KO, a Jose afilado como un keniata mejorar más de 2 minutos su MMP, vi a Fran volverse a poner unas zapatillas para competir y como se le iban los pies para correr mas rápido pero su isquio le decía que mas despacio por favor, y vi a mi padre contento aunque el tendón de aquiles no le permitió correr un poquito más rápido en los últimos kilómetros. Pero no vi como Sonia bajaba por primera vez de las 2 horas (por más de 6 minutos, ¡nada más y nada menos!), ni a Luis Ángel disfrutar y más que nunca de la Media de su ciudad, ni a Servando firmar junto a su hija una de las entradas a meta más bonitas de la carrera, si no la que más, ni a Saturnino no lograr sus pretensiones y aún así estar igual de contento que si hubiera rebajado su marca en 8 minutos, ni a Javi Vega expolear a todos y cada uno de los participantes en uno de los puntos más complicados para el corredor de la carrera (zona de La Granja - Candamia). No vi a Tere poner una muesca más y ya van..., ni a Emilio flotar por el asfalto leonés, ni a Cesar pegarle un bocado enorme a su marca. No pude ver a la totalidad de los 1990 valientes que el domingo tomaron a una las calles de León , pero eso sí, los sentí, sentí sus inquietudes y nervios antes de la carrera, su sufrimiento, sus alegrías y sus decepciones tras cruzar la meta... sentí que aquella fiebre que comenzó hace 2 años, cada vez sube y sube más su graduación.

Perdón por la "chapa".

11 comentarios:

jose dijo...

Joer Guillermo, a pesar de no haber competido en esta media, has firmado la mejor crónica de todas. Suerte en tus próximos objetivos.
Un abrazo.

Sonia dijo...

De chapa nada, Guillermo, coincido con Jose, la mejor crónica, sin duda!

Un abrazo!

DANIELO dijo...

gracias Guille. Siempre s e agradece que los amigos se acuerden de uno y le reconozcan lo que hace. A nivel personal estoy muy fatigado y fui completamente al tran-tran como dices aunque le eche ganas y tire del grupo la mayor parte de la prueba. A nivel global me encanta ver una prueba tan bien organizada el Leon. Mi felicitacion para todo el equipo de la organizacion y en general para todos los valientes que salieron a correr y que contribuyen a hacer grande nuestra media.
Finalmente mi mas sincera felicitacion por tu marca del 5000 que me parece tremenda. Las cosas van saliendo...

Un abrazo.

EDUARDO dijo...

Estupenda crónica; llena de retórica; sin duda está entre las tres mejores de todas las que has hecho.

Gracias por llenar esrte blog de sorpresas.

Nos vemos

Tecolinha dijo...

¡Qué bonito recuerdo para todos tus amigos!
Hay distintas formas de vivir las carreras y la tuya del domingo ha dado unos frutos excelentes.
Qué emocionante también acompañar a tu padre, ¿no?

Enhorabuena, suerte en las próximas y con tu permiso, dejo mi "mensaje en una botella" para quien me cogió la cámara de fotos junto al ropero, por si le llega tu crónica...:

http://tecolinha.blogspot.com/2011/03/mensaje-en-una-botella-por-favor.html

¡Muchas gracias!

Crazysoul dijo...

Preciosa crónica cargada de sentimiento. Amigo Guillermo, si correr se te da de "perlas" lo de escribir más d elo mismo. Gracias por tus palabras, es un honor conocerte. Un abrazo

L.A. dijo...

Hola Guille, pero para ver lo que tu nos has visto y que Yo si vi, y a la inversa lo que Yo no vi pero tu tan bien narras, está:
http://mediamaratonleon.blogspot.com . Esta vez has puesto el listón muy alto para superar aquello de "una imagen vale más que mil palabras", por eso hemos tenido que subir tantas imágenes.

Anónimo dijo...

Je,je,"malencarado", ahora se llama así...más jodido que en vendimia es lo que iba. mi tendón dijo basta a media carrera y el estado de forma tampoco acompañaba. Nada que añadir a lo dicho. Gran crónica.
Un abrazo!
Raúl

LUIS LZ5 dijo...

Pedazo de cronica maquina!! Merecia haber tenido despliegue televisivo! La intencion es lo que cuenta asi q gracias x querer ayudarm y x lôs animos!! Con el 5000 qte calzaste tienes confianza para pulverizar tus marcas!

Anónimo dijo...

Jejejeje. Buena crónica? Un pobre enfermo hablando de su adicción con el entusiasmo que esta le proporciona!!! Como sigas posteando así, serás un probable candidato a sustituir a Buitrón jajaja. Da gusto leerte!

Rubén

JAVI VEGA dijo...

Buenísimo Guille!! Mejor no se puede decir, preciosa naracción. Enhorabuena de nuevo por tu marcón en el 5.000, ya les soplas en el pescuezo a los de élite!!